Cómo prevenir y cuidarte frente a la gripe

Justo entre el final de otoño y el comienzo de invierno es cuando las enfermedades respiratorias hacen de las suyas, y si no quieres pasar por todo el malestar que provocan estas infecciones, en este caso la gripe, debes tomar ciertas precauciones.

Cada año, miles de personas enfermamos de gripe y si es cierto, que la mayoría de las veces causa una enfermedad leve, pero también puede ser grave e incluso mortal, especialmente para personas mayores de 65 años, recién nacidos, bebés y personas con ciertas enfermedades crónicas.

“El responsable de la gripe es un virus. Las personas ya infectadas son las que infectan a otras personas, sobre todo por vía aérea a través de las gotitas que se expulsan al hablar, toser o estornudar”

Este virus afecta a la nariz, la garganta, los bronquios y, en ciertos casos, los pulmones. En cuanto el virus entra en la nariz, garganta o pulmones de una persona, comienza a multiplicarse y empiezan a producirse los síntomas.

 

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?

Los síntomas más habituales son:

  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de apetito.
  • Tos seca.
  • Congestión nasal.
  • Molestias de garganta.
  • Malestar general.
  • Dolores musculares.

De todos estos síntomas el más representativo es la fiebre. Una buena indicación de si tienes gripe o no es si el termómetro indica que tienes fiebre.

 

Medidas y recomendaciones para prevenir la gripe

La mejor manera de prevenir la gripe es vacunarse todos los años. Para ellos la campaña de vacunación contra la gripe comenzó el pasado octubre, con 1,6 millones de dosis y en la que se puede solicitar la cita telefónicamente en tu centro de salud o directamente por internet (VACUNAS (madrid.org).  

La vacuna de la gripe hará menos probable que contraigamos la gripe. Es recomendable administrarla antes de que aparezcan los síntomas y a los siguientes grupos: personas mayores de 65 años, personas con enfermedades crónicas (como asma, bronquitis, diabetes, enfermedades del corazón o del riñón) o convivientes con ellos, a embarazadas y personal sanitario.

No solo podemos prevenir el contagio vacunándonos sino también es importante tener buenos hábitos de salud y cumplir algunas medidas y recomendaciones, como son:

  • Extrema la higiene: lava frecuentemente tus manos con agua y jabón. Sobre todo, después de toser o estornudar.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca con las manos, ya que son las vías de entrada más fáciles para los gérmenes en nuestro organismo.
  • Si tienes que tocarte los ojos, la nariz o la boca, hágalo con un pañuelo de papel limpio o lávate las manos primero.
  • Evita el contacto directo con un enfermo y no compartas alimentos, vasos o cubiertos.
  • Ventila bien las habitaciones y limpia con más frecuencia las superficies que hayan podido ser contaminadas.
 

Tipos de virus de la gripe: A, B, C y D

Cuando hablamos de gripe o influenza, hay que saber que existen varios tipos, de cada una de las cuales es responsable un virus diferente. Según el Centro para el control y prevención de enfermedades (CDC), actualmente se conocen  tres tipos de virus de la influenza: A, B y C.

La influenza A y B son los dos tipos principales de gripe que se contagian entre los humanos y que provocan epidemias.

El tipo A es el más frecuente y se asocia a las epidemias más graves, mientras que el tipo B causa brotes más focalizados y con mucha menos frecuencia.

El virus de la influenza B afecta exclusivamente a los humanos, que somos los portadores naturales de la influenza B, por lo que este virus generalmente no produce pandemias.

El virus de la influenza C provoca solo infecciones respiratorias suaves, se detectan con menos frecuencia y no es el responsable de las epidemias.

El virus de la gripe D solo afecta a los animales

Ahora bien, los diferentes virus de la influenza están cambiando constantemente (mutan y modifican su estructura genética) por lo que es normal que cada año aparezcan nuevos virus de la gripe y además se replican muy rápidamente produciendo copias nuevas e idénticas a sí mismos. Esta es la clave que dificulta que los científicos puedan desarrollar vacunas efectivas y que ofrezcan inmunidad de por vida. Los virus cambian constantemente y hay que ir adaptándose a ellos. Nos llevan la delantera y es muy complicado seguirles el ritmo.

 

¿Qué hacer si he cogido la gripe?

Y si nos contagiamos, un poquito de paciencia y a cuidarnos a tope para superarlo cuanto antes. Si no hay complicaciones en 7-10 días la habrás superado. Te recomendamos:

  1. Bebe muchos líquidos. El zumo, el agua y la sopa calentita son opciones estupendas.

  2. Duerme mucho, descansa y tómate las cosas con mucha calma.

  3. Vístete con varias capas de ropa (camiseta, jersey, bata, …). Con la gripe, a ratos tenemos frío y al minuto siguiente calor. Según nos encontremos podemos poner o quitar algo de ropa cómodamente.

  4. Utiliza pañuelos desechables.

  5. Lávate las manos con frecuencia.

Algunos medicamentos de venta libre (analgésicos, antitusivos, …) van a ayudarnos a aliviar los síntomas durante esa semana promedio que tardaremos en superar la gripe. Consúltalo con tu médico o tu farmacéutico.

No obstante, hay situaciones en las que el sistema inmunitario de las personas sanas se puede ver comprometido produciéndose una disminución de las defensas. Por ello, es importante ayudar a nuestro cuerpo a tener un sistema inmune fuerte, equilibrado y en forma para combatir estos virus suplementándolo con algún complemento alimentico específico, como Inmune que contribuya al correcto funcionamiento del sistema inmunitario y refuerce nuestras defensas.

¿Te ha gustado este artículo?

¡Compártelo en tus redes!

LinkedIn
Facebook
Twitter
Tumblr
Exención de responsabilidad:

Todo el contenido de esta página web se proporciona solo con fines informativos. No se pretende sustituir en consejo de su médico. Consulte siempre con un profesional cualificado (médico, farmacéutico, …) lo referente a cualquier tratamiento o situación médica.

Scroll al inicio